Tu reputación online y tu marca personal (Primera Parte)

reputaciononline2

En cuanto a percepción social, todos tenemos nuestra marca personal, estemos conscientes o no, o hagamos algo al respecto o no.

Se trata de un asunto clave en la sociedad contemporánea, porque es determinante en el desarrollo profesional de cualquier persona.

¿A qué nos referimos con marca personal?

Antes de usar el concepto “marca” con las personas sólo se hablaba de reputación o prestigio público.

El concepto de “marca personal” se comenzó a utilizar para referirse al uso de los principios de marketing y publicidad de productos y empresas, pero con las personas.

Y el concepto se comenzó a popularizar con la explosión de las redes sociales, a partir de los primeros años de este siglo.

Para tener una visión integral de lo que es la marca personal, piensa que es un proceso que tiene dos caras, como una moneda.

Por un lado, se refiere a la percepción que tiene la gente sobre ti, como persona y profesional. Por el otro lado, se refiere a la gerencia que realizas de tu perfil público en función de producir una determinada percepción.

En otras palabras, la marca personal es el resultado en términos de reputación, por lo que has hecho o dejado de hacer con tu imagen como persona y profesional.

Las redes sociales son los medios de comunicación de más alcance y acceso para cualquier marca personal.

Si se utilizan adecuadamente, funcionan como una poderosa caja de resonancia para las comunicaciones de cualquier marca personal.

¿Cuál es tu “reputación online”?

La reputación es el grado de conocimiento, prestigio o la opinión que la gente tiene sobre una empresa, un producto o una persona (“marcas”).

Al hablar de “reputación online” nos referimos a un fenómeno de percepción pública derivado de las conductas expresadas en los diferentes espacios de interacción que hay en Internet.

Desde el punto de vista social, la reputación online es un fenómeno:

1) Dinámico, que está cambiando constantemente;

2) Comparativo con respecto a otras “marcas”, más o menos similares; y

3) Relativo a audiencias específicas: puedes tener una excelente reputación en ciertos segmentos y ser completamente desconocido en otros.

En términos cualitativos, tu reputación online siempre será el resultado del grado de coherencia y consistencia entre lo que dices y haces.

Es decir, mientras más coherente y consistente seas, mejor será tu reputación online, donde la calidad siempre será más importante que la cantidad.

¿Qué se considera una buena reputación online?

En términos de empresa o productos, la buena reputación se traduce en ventas y/o recomendaciones de clientes satisfechos con otros potenciales clientes.

En términos individuales, tus potenciales empleadores te buscan para ofrecerte oportunidades laborales. Inclusive, te hacen propuestas de empleo para “robarte” de tu trabajo actual.

Igualmente, una buena reputación online hace que personas que no conoces te ofrezcan oportunidades de hacer sinergia de acuerdo a lo que ellas perciben que son tus fortalezas y competencias personales.

Claro, para lograr esto es necesario comunicar sistematizadamente, entre otras cosas, lo que ofrecemos, nuestros temas de interés profesional, los proyectos a los que nos dedicamos, lo que logramos y lo que dicen otros sobre nosotros.

¿Cualquier persona puede desarrollar su marca personal?

Desde una perspectiva de percepción social, todos tenemos nuestra marca personal, estemos conscientes o no, o hagamos algo al respecto o no.

Se trata de un aspecto crítico a la hora de conseguir trabajo u oportunidades de crecimiento profesional. Por lo tanto deberías ocuparte de esto.

Ocuparte de tu marca personal te permite:

1) Estar más consciente sobre lo que dices y haces en las redes sociales, y las posibles consecuencias.

2) Tener un mapa de trabajo para alcanzar mejor tus metas y objetivos personales y profesionales.

3) Contar con ventajas competitivas para tu desarrollo profesional.

¿Por qué debes cuidar tu reputación online?

Porque tu reputación afecta positivamente o negativamente todas tus relaciones personales laborales y, en consecuencia, tus oportunidades de desarrollo profesional:

Si eres un empleado, todo lo que haces o dejas de hacer en Internet es evaluable por tu empleador actual o uno potencial.

Si eres jefe de un equipo de trabajo, la legitimidad de tu liderazgo también está supeditada al ejemplo que das en Internet.

Y si eres emprendedor o empresario, tu reputación como persona siempre se transferirá en alguna medida a la reputación de tu empresa y sus productos.

(Leer la segunda parte).

Share Button