Siempre en guardia con la fuente de una información en Internet

en guardia con la fuentePara disfrutar más y mejor Internet hay que ser más crítico con lo que se lee. Estamos expuestos a mucha información que no es cierta. Si la divulgamos sin criterio o sin validar su origen, “embasuramos” la red.

Hay muchos casos parecidos. Pero el siguiente es un buen ejemplo sobre la necesidad de estar siempre en guardia con la fuente de una información que conseguimos navegando la red.

Investigación sobre “Ser feliz”.

En Internet circula un inspirador texto titulado “Ser feliz”, cuya autoría es atribuida por muchos al Papa Francisco. Pero no es cierto que él sea al autor.

No hay en Internet una información formal o institucional que indique que el Papa Francisco haya dicho o escrito ese texto. Compruébelo. Haga una búsqueda en Google con este texto: ser feliz papa francisco. Tenga paciencia en revisar los links.

El primer resultado es el sitio web de una persona. No es una institución pública ni un medio de comunicación social formal (diario, revista, programa de tv o radio reconocido y con trayectoria).

Al final de esa página dice: “Aclaración: este texto ha sido atribuido por diversas fuentes al Papa Francisco; sin embargo, otras personas opinan que no le pertenece.”

Como puede ver, la “aclaratoria” es ambigua y no aclara la confiabilidad del texto. Adicionalmente, la página no incluye una fecha de publicación ni links de alguna fuente institucional.

En tal sentido, prefiero la referencia que hace Norfipc.com, porque es menos ambigua: “Aunque hemos buscado en internet tratando de encontrar su autor, no hemos encontrado ninguna referencia confiable.”

Publicaciones sin respaldo y afirmaciones atrevidas

Entre los resultados de Google, me alarmó encontrar un sitio con esta afirmación: Palabras del Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia en el 2016. Es decir, que el Papa las dijo en el 2016, frente a testigos. Pero no es cierto.

La fuente más antigua que encontré es de marzo del 2008. Se trata de una columna de opinión del respetable diario español El País. El texto está reseñado como una “nota de autor desconocido”.

El texto “ser feliz” es solo un ejemplo. ¿Pero cuántos casos similares no habrán, donde se indica como autor de una frase o idea a quien no es?

Esta es una invitación a reflexionar sobre la veracidad de ciertas informaciones que redistribuimos sin verificarla. Porque creo que todos ganamos si la calidad del contenido en Internet fuera mejor.

Si el texto “Ser feliz” se le atribuyera a “Pedro Pérez”, no sería algo tan importante. Pero tratándose del Papa, lo menos que uno podría hacer es evaluar la fuente, su origen, al menos un poco. De lo contrario, seremos engañados o manipulados.

¿Cómo evaluar la veracidad de una información en Internet?

Hay artículos detallados sobre este tema. Unos con un sentido académico y otros menos formales.

Por ejemplo, esta referencia es del Ministerio de Educación de Argentina: “Cómo evaluar sitios web”. Es muy preciso.

Y este artículo lo recomiendo porque es breve y brinda criterios prácticos: ¿Cómo saber si lo que leo en Internet es información confiable?

Sin embargo, si no tiene mucho tiempo para evaluar una fuente de información en Internet, le sugiero este criterio de base:

Siempre diferencie las páginas personales o comerciales de los sitios formales de noticias o sitios de servicio público del Estado.

No quiero decir que los sitios de noticias o las instituciones del estado no se equivocan. Pero en ellos uno tiene más oportunidades de evaluar la fuente y su confiabilidad.

Tampoco quiero decir que hay que desconfiar de todas las páginas personales o de propósito comercial. Nada de eso.

Hay sitios de este tipo que son muy responsables y los podemos validar por la referencias que ofrecen del origen de lo que dicen.

Quizás usted piense que validar una fuente es mucho trabajo. Pero yo no le recomiendo verificar todo lo que lee. Por lo menos haga una evaluación mínima cuando encuentre una cita del Papa u otra persona pública relevante, sin una referencia a una fuente formal.

Share Button